Nunca lleve cartera y no ha transpirado guarde un poquito sobre plata en el bolsa del pantalon. En la calle, el pequeno inmundo me dio la mano.

Nunca lleve cartera y no ha transpirado guarde un poquito sobre plata en el bolsa del pantalon. En la calle, el pequeno inmundo me dio la mano.

Teniamos que caminar 3 cuadras inclusive la heladeria y elegi la calle Ceballos, la calle extrana, que podia ser silenciosa y tranquila algunas noches. Las travestis menor esculturales, las mas gorditas o las mas viejas elegian esa avenida de trabajar. Lamente no tener zapatillas de hacerse al chico inmundo en las veredas solia existir restos sobre vidrios, de botellas rotas, y nunca queria que se lastimara. Read More